Toledo: los palacios de Isabel y Beatriz

nacho Ignacio Benítez

Un reinado, una amistad. El mayor tesoro de compartir desde la infancia una visión cultural, que, la propia ciudad imperial de Toledo, dio cobijo a uno de los proyectos que marcaría un antes y un después en el reino de Castilla.

Es… Beatriz de Silva y Meneses, el mejor vínculo de amistad de S. M. la Reina Isabel I. Su presencia constante en la corte, así como una importante influencia en ésta, dio lugar a que Isabel y Beatriz, llevaran a cabo la Fundación conjunta de la Orden de la Inmaculada Concepción, orden religiosa de carácter católico romana y de clausura monástica.

Beatriz de Silva e Isabel I La Católica

Isabel la Católica y Beatriz de Silva

Una institución de cuyos miembros se hacen llamar “concepcionistas” y que hace referencia a la Santa Beatriz de Silva, venerada con el denominativo de “santa” por la iglesia católica.

Después de huir de la Corte de Su Majestad, tras una revelación en la que se le apareció la Virgen, Beatriz se refugia en el Convento de Santo Domingo el Real de Toledo, un monasterio de monjas dominicas cuya fundación tuvo lugar en 1364 bajo el título de Santa María La Real, dando poder absoluto al Rey Castellano Pedro I “El Cruel”. Pero… con el paso de los años, la amistad vuelve a relucir y entre 1424 y 1491 esta fundación recibe por donación de la Reina Isabel I los Palacios de Galiana.

palacios de galiana

Palacio de Galiana

Cercano a la Huerta del Rey y avistando el Castillo de San Servando – primera escuela de traductores fundada por el Rey Alfonso X “el Sabio” – y el Puente de Alcántara, se enmarcan los Palacios de Galiana. Un conjunto histórico arquitectónico situado a orillas del imperioso y abrupto río Tajo construido allá por el siglo XI por el rey musulmán Al Mamun. Tal como cuenta la leyenda… «Desde el siglo XVI de nuestra era,  esta antigua almunia recibe el nombre actual de los Palacios de Galiana, en memoria de los fabulosos palacios y jardines que habitaría Galiana; bella princesa musulmana, legendaria hija del Rey Galafre y esposa de Carlomagno, en el alficén toledano».

Ya en el siglo XIV se produce la venta de esta majestuosa propiedad de los Monjes de la

Puente de Alcantara

Puente de Alcántara

Orden de San Jerónimo, a Doña Beatriz de Silva. Esta ilustre dama portuguesa, que por aquel entonces residía en Toledo, estando casada con Alvar Pérez de Guzmán, establece con S.A.R. la reina Isabel I “la Católica” la fundación de la Orden de la Inmaculada Concepción con la donación de los Palacios de Galiana. Esta nueva institución fue aprobada por el Papa Inocencio VIII a través de la Bula Inter Universa firmada a 30 de Abril de 1489, siguiendo así la normativa de protocolo procedente del Císter, Orden de los Cistercienses.